¿Cuál es la forma más saludable de cocinar los huevos? Lo investigamos para descubrirlo

Cuando se trata de una alimentación saludable, los huevos pueden ser una gran fuente de proteínas, vitamina A, magnesio y vitamina D. El magnesio es un mineral importante que ayuda a la función nerviosa y muscular, y la vitamina D -la «hormona del sol» que también puede obtener a través de nuestras mejores lámparas para el SAD- ayuda a regular y estimular nuestro estado de ánimo.

Sin embargo, los huevos también llevan una carga de colesterol que puede contribuir a las enfermedades del corazón y al síndrome metabólico. Además, pueden aportar muchas calorías extra si se fríen o se hornean en grasa.

Los huevos pueden ser una adición muy saludable a su desayuno, almuerzo o cena, o podrían ser una verdadera bomba de cal o es decir, perjudicial para su corazón y su cintura Así que ¿cuál es la forma más saludable de cocinar los huevos, para que usted obtenga la mayor cantidad de beneficios y la menor cantidad de inconvenientes posibles?

Para empezar, las proteínas de los huevos son más digeribles cuando se cocinan. Nuestro cuerpo sólo puede utilizar el 51% de las proteínas de los huevos crudos, y hasta el 91% en los huevos cocidos, según las investigaciones. Además, los huevos cocidos son ricos en biotina, una vitamina muy importante en el metabolismo de las grasas o los azúcares.

Así que hemos establecido que cocinar los huevos es beneficioso para la proteína. Sin embargo, al cocer los huevos se pierden algunas de sus vitaminas y antioxidantes: por ejemplo, el contenido de vitamina A del huevo puede disminuir hasta un 20% al cocinarlo.

Es bien sabido que los huevos contienen una cantidad considerable de colesterol, pero éste puede ser especialmente perjudicial cuando el huevo se cocina a fuego alto. Según la revista Biology Research, el colesterol cocido o procesado puede oxidarse, y el colesterol oxidado está estrechamente relacionado con las enfermedades cardíacas.

Así que queremos cocinar nuestros huevos para aprovechar al máximo su contenido en proteínas, pero a fuego lento para evitar la oxidación del colesterol. Su última preocupación deben ser las sustancias añadidas. Freír u hornear un huevo requiere normalmente un exceso de grasa como la mantequilla o el aceite, que puede añadirse al ya considerable número de calorías del huevo.

Las formas más saludables de comer huevos: Escalfados o cocidos

¡Simple! Cuando se fríe o se hornea un huevo, se expone directamente a la fuente de calor, en este caso la sartén o el horno. Además, hay que añadir un exceso de calorías al utilizar aceites o mantequilla. Cocinar los huevos en agua lo hace a una temperatura más baja y no añade nada más.

Puedes disfrutar de los huevos cocidos (duros o blandos) por sí solos como un aperitivo saludable o en cuartos como un gran complemento para el ramen o una ensalada. Los huevos escalfados son un alimento básico para el brunch, con un sabor increíble sobre una tostada de pan integral y aguacate, que puedes preparar en una de nuestras mejores licuadoras.

Si vas a freír los acompañamientos de tu huevo, como bacon y salchichas (aunque no deberías comer demasiada carne procesada) puedes optar por la mejor freidora de aire para minimizar las calorías añadidas.

Más cambios saludables en el desayuno

El bacon es un acompañamiento clásico de los huevos, y es importante tener una forma rica en proteínas de empezar bien el día. Sin embargo, es bien sabido que la carne procesada es considerada cancerígena por la comunidad científica, y que la mayor parte de las calorías del bacon proceden de la grasa, más que de las proteínas.

Las alternativas como el bacon de pavo suelen tener menos calorías, pero siguen teniendo un alto contenido en sodio, por lo que no es aconsejable comer cualquier tipo de bacon con regularidad. Una porción a la semana probablemente esté bien: un poco de lo que te apetezca aquí y allá no va a hacer daño si en general estás comiendo de forma bastante saludable.

Asimismo, el pan blanco que utilizas en un sándwich de bacon tiene un alto contenido en carbohidratos simples, que aportan energía a tu cuerpo rápidamente. Eso puede parecer beneficioso, pero a menos que utilices esa energía en un periodo de tiempo muy corto, la glucosa en sangre actuará como cualquier otro producto con demasiado azúcar, y contribuirá a la obesidad y la diabetes.

Para un desayuno rico en proteínas y carbohidratos de bajo IG que liberan energía lentamente, considere las gachas de avena mezcladas con alguna de las mejores proteínas en polvo para perder peso o las mejores proteínas en polvo para mujeres. Guarda ese encantador capricho del bacon para el fin de semana.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas novedades