Estos consejos de dieta saludable ayudarán a prevenir la ansiedad y la depresión, según una investigación

La salud intestinal es fundamental para una digestión saludable, un mejor sueño e incluso una piel más sana; después de todo, es bien sabido que subsistir con comida basura salada y azucarada durante una semana provoca brotes de acné y otras afecciones relacionadas con la piel grasa. Nuestro intestino tiene una importante relación con casi todas las demás partes de nuestro cuerpo, incluido el cerebro, ya que puede influir en la depresión y la ansiedad.

Es bien sabido que un entrenamiento HIIT intenso o los mejores ejercicios para perder peso pueden mejorar la salud mental, pero ahora se puede añadir una buena nutrición como forma de mantener el cuerpo y la mente fuertes y sanos.

Un estudio, publicado en el British Medical Journal, trató de examinar la relación de nuestro intestino con la mente. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Jiao Tong de Shanghai investigaron si los síntomas de ansiedad mejoraban al regular la «microbiota intestinal», las bacterias del intestino que ayudan a descomponer la fibra alimentaria, entre otras tareas. La teoría era que tomar medidas para regular los microorganismos del intestino podría generar beneficios para la salud mental.

Para probar esta teoría, los científicos revisaron 21 estudios que habían analizado a 1.503 personas en conjunto. Estos estudios utilizaron una mezcla de alimentos probióticos y no probióticos, para tratar de averiguar cuál era el enfoque más eficaz.

Los investigadores escribieron: «Encontramos que más de la mitad de los estudios incluidos mostraron que era positivo tratar los síntomas de ansiedad mediante la regulación de la microbiota intestinal».

«Hay dos tipos de intervenciones (intervenciones probióticas y no probióticas) para regular la microbiota intestinal, y cabe destacar que las intervenciones no probióticas fueron más eficaces que las probióticas.»

Hay algunas pruebas de que los alimentos probióticos que se anuncian como llenos de «bacterias buenas», como los yogures, pueden ayudar al intestino. Pero, según la Universidad John Hopkins, los probióticos sólo han demostrado su eficacia en alrededor del 36% de los estudios. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido recomienda tomar suplementos de probióticos todos los días durante al menos cuatro semanas, así que no hay nada malo en añadir algunas bacterias buenas a la mezcla.

Dos de las mejores formas de fomentar las bacterias intestinales buenas son beber más agua y comer más cereales, frutas y verduras fibrosas. Sin agua, la fibra no puede hacer su trabajo y mantener a raya el estreñimiento, así que asegúrate de tomar los dos litros recomendados al día.

La fibra se encuentra en frutas fibrosas como las manzanas, las peras y las bayas, y en verduras fibrosas como el brócoli, las zanahorias y los espárragos. Si los mezclas en batidos y zumos, suele ser más difícil incorporar el contenido de fibra a tu dieta, así que asegúrate de comerlos enteros o de tener a mano una de las mejores licuadoras, que incorporan la pulpa al líquido.

Las legumbres, como los guisantes y las judías, también son esenciales, así como los cereales integrales: piensa en la avena y el pan y la pasta integrales o «marrones», en lugar de las alternativas «blancas» molidas.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas novedades