La falta de omega-3 acorta la esperanza de vida tanto como el tabaquismo, según los expertos

¿Incorpora suficiente pescado azul a su dieta? Si no es así, sus niveles de ácidos grasos esenciales omega-3 podrían ser bajos, algo que una nueva investigación ha relacionado con una menor esperanza de vida.

El trabajo de investigación, publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, se basa en las estadísticas del Framingham Heart Study (FHS), uno de los estudios más antiguos del mundo que analiza las causas de la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

La dieta es uno de los principales biomarcadores utilizados en el estudio, y los ácidos grasos -en particular los tipos conocidos como EPA (ácido eicosapetaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico)- se asocian desde hace tiempo a una dieta saludable para el corazón. Estos ácidos grasos se encuentran normalmente en el pescado azul, como el salmón y la caballa, junto con los mejores suplementos de aceite de pescado.

Sin embargo, los investigadores han indicado ahora que la falta de estos ácidos grasos en la dieta podría disminuir la esperanza de vida tanto como el tabaquismo.

El investigador principal, el Dr. Michael McBurney, de la Universidad de Guelph (Canadá), comentó: «Se predice que ser un fumador actual (a los 65 años) resta más de cuatro años de vida (en comparación con no fumar), un acortamiento de la vida equivalente a tener un índice de omega-3 bajo frente a uno alto».

El Dr. McBurnley también dijo sobre los hallazgos: «Es interesante observar que en Japón, donde la media del Índice Omega-3 es superior al ocho por ciento, la esperanza de vida es unos cinco años mayor que en Estados Unidos, donde la media del Índice Omega-3 es de aproximadamente un cinco por ciento».

«Por lo tanto, en la práctica, las elecciones dietéticas que modifican el Índice Omega-3 pueden prolongar la vida», añadió.

El porcentaje de niveles de omega-3 en la sangre puede averiguarse mediante un análisis de sangre, mientras que se dice que un buen nivel se sitúa en torno al ocho por ciento, y una cantidad baja en torno al cuatro por ciento.

Una dieta rica en alimentos omega-3 es generalmente aceptada como la mejor fuente de estos ácidos grasos esenciales.

Las últimas Guías Alimentarias para los Estadounidenses citan a pescados como el salmón, las anchoas y las sardinas como un componente clave de un patrón de alimentación saludable, no sólo por su contenido en omega-3 sino también como una buena fuente alimentaria de vitamina D y vitamina B12, proteínas y hierro.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir entre 1 y 2 raciones de pescado azul a la semana. Considere la posibilidad de utilizar una de las mejores parrillas para preparar el pescado de forma saludable.

Sin embargo, para aquellos que no comen o no pueden comer pescado, la suplementación también es una opción.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas novedades