Por qué deberías hacer un seguimiento de tu ritmo cardíaco – especialmente si estás tratando de perder peso

Despierto o dormido, su corazón sigue haciendo tictac, unas 100.000 veces al día. Y hoy en día existen multitud de dispositivos que te ayudan a controlar tu pulso.

Entre ellos se encuentran algunos de los mejores relojes de fitness del mercado, como el Apple Watch Series 5, además de otras pulseras más básicas. También puedes invertir en monitores de frecuencia cardíaca dedicados que se llevan alrededor del centro durante las sesiones de sudoración de alta intensidad.

Pero, ¿qué implica exactamente el seguimiento de la frecuencia cardíaca y en qué consiste su utilidad? Hemos pedido al entrenador personal James Stirling, alias London Fitness Guy, que nos explique todo lo que hay que saber y cómo puede ayudarte a perder peso.

  • ¿Buscas un dispositivo de seguimiento a buen precio? Consulta las mejores ofertas de Fitbit
  • Cómo reducir el colesterol: consejos para mantener tu corazón sano
  • Cómo perder peso de forma natural: 8 maneras que no implican cosas desagradables

¿Por qué es útil el seguimiento del ritmo cardíaco?

«Nuestro corazón es el músculo más importante», explica James. Suministra al cuerpo sangre rica en oxígeno, proporciona nutrientes a las células y elimina los productos de desecho». El entrenamiento de nuestro corazón mejora su eficacia en el desempeño de esta función.

Pero si no se controla su actividad, ¿cómo se puede saber realmente cuánto trabaja el corazón? James lo explica: El seguimiento de la frecuencia cardíaca continua es importante, ya que nos da una indicación de la intensidad del trabajo que realizamos durante el ejercicio, la rapidez con la que se recupera nuestro corazón y la intensidad con la que tiene que trabajar cuando descansamos».

Por suerte, ahora existen muchos dispositivos que te ayudan a controlar tu ritmo, y nosotros hemos investigado y elegido los mejores pulsómetros del mercado.

Seguimiento del ritmo cardíaco y pérdida de peso

¿Quieres quemar grasa y adelgazar? La pérdida de peso tiene que ver con el gasto energético», explica James. Cuanto mayor sea tu ritmo cardíaco, más energía utilizarás y más calorías quemarás».

James recomienda una combinación de ejercicios cardiovasculares, como correr, y de entrenamiento de resistencia. Para obtener resultados serios, hay que hacer entre cuatro y cinco entrenamientos a la semana.

Sin embargo, no hay que dar por sentado que completar una sesión de ejercicios significa que puedes atiborrarte de una pizza de masa gruesa con extra de queso. Para perder peso, es necesario crear un déficit calórico, explica James, así que opta por alimentos sanos e integrales.

Prueba a asar en el horno rodajas de verduras, pechuga de pollo y boniatos para conseguir una comida rápida, equilibrada y nutritiva para después del entrenamiento.

Las bandas y los relojes de fitness, como Fitbit, ofrecen un control de la frecuencia cardíaca

Explicación de las zonas de frecuencia cardíaca

Hay una serie de zonas diferentes que debes conocer para controlar la intensidad de tu ejercicio y ayudarte a alcanzar tus objetivos. Cuanto más trabajes, más sangre y oxígeno necesita tu cuerpo, por lo que tu corazón tiene que latir más rápido para suministrarlo a tus músculos.

En primer lugar, calcula tu frecuencia cardíaca máxima, que suele ser el mayor número de latidos por minuto que puede emitir tu corazón. Simplemente reste su edad a 220. Así, una persona de 31 años tendría una FCM de 189.

A partir de aquí, puedes calcular cuántas pulsaciones por minuto te situarán en diferentes zonas.

Zona de quema de grasa

¿Eres nuevo en el ejercicio? Esta es la zona perfecta para empezar. Su ritmo cardíaco está entre el 50 y el 69 por ciento de su capacidad máxima, con un mayor porcentaje de calorías quemadas procedentes de la grasa, a pesar de que la quema total de calorías es menor. Pruebe a dar un paseo de 30 minutos a un ritmo medio.

Zona de cardio

Intente que esta sea su zona objetivo, en la que su ritmo cardíaco es del 70 al 84 por ciento de su capacidad máxima. Te esfuerzas pero no te esfuerzas. Un trote ligero o una bicicleta deberían lograr esto.

Zona de máxima intensidad

Cuando su ritmo cardíaco es superior al 85 por ciento de su capacidad máxima, ha alcanzado la zona de ejercicio de alta intensidad. Estas sesiones cortas e intensas, como los sprints, pueden ayudar a mejorar el rendimiento y la velocidad.

Recuperación y frecuencia cardíaca en reposo

Su ritmo de recuperación es el tiempo que transcurre entre la finalización del ejercicio y la vuelta a la frecuencia cardíaca en reposo. En cuanto a la frecuencia cardíaca en reposo, es exactamente lo que dice en la lata: el número de veces que el corazón late por minuto en reposo, normalmente entre 60 y 100 latidos. Cuanto más en forma esté, menor será su RHR. Es sencillo.

Una nota final sobre la frecuencia cardíaca

Hay varios factores que pueden afectar a tu frecuencia cardíaca, así que no te alarmes demasiado si parece un poco desviada. Dormir poco, el estrés, la deshidratación y la cafeína pueden provocar un aumento de la frecuencia cardíaca. Además, si no estás comiendo lo suficiente, puede que no seas capaz de mantener un ritmo cardíaco alto durante mucho tiempo.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas novedades