Usar el teléfono en la cama es malo para tu salud (y puede arruinar tu sueño)

¿Te cuesta dormir por la noche? Puede que te plantees cambiar algunas cosas, como hacerte con uno de los mejores cubrecolchones, o poner un aroma relajante de lavanda a través de tu mejor difusor de aceites esenciales. Pero el verdadero culpable podría ser los dispositivos altamente adictivos que tenemos a nuestro lado todo el día y toda la noche. Tanto si estás limpiando la bandeja de entrada de los correos electrónicos del trabajo como si navegas por las redes sociales, muchos de nosotros seguimos desplazándonos más allá de nuestra hora de dormir, lo que puede tener graves consecuencias para nuestra salud.

Hace tiempo que se sabe que la luz azul de las pantallas o los teléfonos inteligentes puede afectar a nuestro sueño, pero quizá no sepas hasta qué punto. Un informe de Harvard Health descubrió que la exposición a la luz azul suprime la melatonina, la «hormona del sueño» de nuestro cuerpo, del mismo modo que lo hace la luz solar. Hacer scroll en el teléfono equivale a salir a la calle en pleno día cuando se trata de mantenernos despiertos.

Toda esta supresión de melatonina altera nuestros patrones de sueño, impidiendo que caigamos en un sueño profundo hasta mucho más tarde en la noche. Según el informe de Harvard, esto aumenta nuestros niveles de azúcar en sangre y suprime otra hormona, llamada leptina.

La leptina es un tipo diferente de hormona que se libera después de una comida y que indica a nuestro cerebro cuándo nos sentimos llenos. Si se suprime la leptina, aumenta nuestro apetito, lo que significa que es probable que comamos en exceso.

Todos estos hábitos de sueño poco saludables contribuyen a nuestro riesgo de muerte prematura. Otro informe de los investigadores de la Asociación Americana del Corazón descubrió que los patrones de sueño poco saludables son mucho más propensos a sufrir una insuficiencia cardíaca que los que tienen una rutina de sueño saludable.

Los patrones de sueño alterados por el uso del teléfono pueden hacer que el tiempo de sueño sea más corto, que nos levantemos más tarde y que tengamos una somnolencia diurna excesiva, todo lo cual se dice que contribuye a la insuficiencia cardíaca junto con los ronquidos y el insomnio.

La AHA estudió a 406.000 personas y, tras ajustar la diabetes, la hipertensión, el uso de medicamentos, las variaciones genéticas y otras covariables, los participantes con el patrón de sueño más saludable tuvieron una reducción del 42% del riesgo de insuficiencia cardíaca en comparación con las personas con un patrón de sueño poco saludable.

La conclusión es sencilla: para vivir más tiempo, duerme mejor, y no dormirás mejor exponiéndote a la luz azul en la cama. Apaga tu teléfono (si lo usas como despertador, ponlo en silencio y boca abajo) al menos una hora antes de acostarte, bajando la luz ambiental para que tu cuerpo se prepare para dormir.

Puedes eliminar la tentación aún más comprando un despertador que te permita apagar el teléfono por la noche. La mayoría de las mejores lámparas SAD también actúan como alarmas, utilizando la luz solar simulada para ayudarle a despertarse de forma más natural.

Un último consejo es intentar dormir a la misma hora cada noche. Con el tiempo, se dice que un horario estricto de sueño asocia esa hora de la noche con el sueño, lo que ayuda a crear nuevos patrones de comportamiento en el cerebro.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas novedades